El pueblo que es una 'isla española' rodeada de territorio francés

El pueblo que es una 'isla española' rodeada de territorio francés


BRICOMERLIN - Bricolaje, herramientas, pintura, electricidad, jardin, ...


Llivia es un enclave español de la provincia de Gerona , situado al Este de Andorra y rodeado completamente por territorio francés. En el siglo XVII, cuando se definió la frontera franco-española, formaba parte de una treintena de pueblos pirenaicos españoles que fueron entregados a Francia , todos menos Llivia que se libró de la cesión por tener rango de villa. Quedó así un municipio español de poco más de 12 km² aislado en territorio francés. Hoy hay censados en él unos 1.400 habitantes que circulan libremente desde que en 1995 entró en vigor el Acuerdo de Schengen , tratado que eliminó los puestos fronterizos. Hasta entonces para llegar a Llivia tenían que pasar un control aduanero en la localidad de Puigcerdá , situada a 8 km. Incluso Franco en 1939, al final de la guerra civil, tuvo que pedir permiso al gobierno francés para entrar y tomar posesión de Llivia, acción que se culminó sin la menor resistencia por parte de los llivienses. Noticia Relacionada estandar No Conoce los 7 pueblos imprescindibles del Pirineo Catalán en invierno Jordi Martínez Con una gran variedad de paisajes, actividades al aire libre, iglesias medievales y gastronomía Vino con historia A poco más de 1 km. del centro de Llivia, en el Camí d’en Calvera se encuentra Llivins , una bodega en la que los enólogos Anna Baqués e Isaac Rigau, junto con otros tres socios empezaron a producir vino en 2011. Y aunque se sabe que en la Cerdanya ya se hacía vino en la Edad Media , su elaboración había sido abandonada durante siglos hasta que ellos la recuperaron. Cultivo en espaldera protegido por mallas metálicas pilar arcos Esta bodega es uno de los mayores atractivos turísticos junto a su histórica farmacia , construida a mediados del siglo XVI, que pugna con otras boticas de Croacia y Estonia por ser la más antigua de Europa. Los cinco fundadores de Llivins han plantado unas dos mil cepas exclusivamente de la variedad sauvignon blanc con las que producen dos tipos de vino blanco, el Dneu (Dnieve) y el Dgel (Dhielo), ambos ecológicos, veganos y permaculturales, es decir integrados en la llamada ‘agricultura permanente’ , sostenible gracias a no agotar la fertilidad del suelo. Un ejemplo: para evitar que crezcan las malas hierbas entre las cepas, ponen una capa de paja seca que protege el suelo y evita que pasen los rayos del sol y broten otras plantas. El edificio de la bodega es muy sencillo con un tejado a dos aguas que custodia unas instalaciones que podrán ser ampliadas cuando aumente la producción, todavía pequeña. Está situado junto al viñedo y rodeado por un terreno verde salpicado de manzanos, que funciona a modo de terraza de restaurante y para celebrar catas. Estos árboles no solo tienen un fin estético o alimenticio, también sirven para mostrar la evolución del viñedo. Cuando florecen allá por mayo, significa que solo faltan dos semanas para que lo hagan las vides, es decir, que es el momento para podar las cepas y así evitar las heladas primaverales.

Ver noticia en: www.abc.es